Uncategorized

Y ¿cuál es su nombre?

Posted on Actualizado enn

Cuando supe que Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo era la diva peruana Yma Sumac,  entendí la necesidad de su nombre artístico, pero me quedó la inquietud de porqué los nombres de hispanos famosos son tan  largos e igualmente cómo es que escogen seudónimos más apropiados.

Uno de los nombres más reconocidos en Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Panamá y Bolivia es tal vez el de Simón Bolívar.  Pero es muy posible que muchas de las gentes en esos países, y por seguro muchas fuera de esos países, no saben que su nombre completo fue Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco. Como un buen aristócrata Venezolano, Bolívar recibió ese largo nombre de sus padres, don Juan Vicente Bolívar y Ponte y doña María de la Concepción Palacios y Blanco.  En España, Bolívar conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza con quien se casó en 1802.  ¡A la nobleza criolla les gustaba nombres largos y tendidos!  Uno creería que en tiempos modernos esa costumbre, especialmente entre gentes de menor alcurnia, hubiese desaparecido.  Pero no es así, todavía ocurre —tal vez con menos frecuencia.

El escritor Gabriel García Márquez como primogénito fue bautizado Gabriel José de la Concordia García Márquez.  De “la Concordia” fue agregado para ayudar a reconciliar a su madre Luisa con sus abuelos maternos, el coronel Nicolás Ricardo Márquez Mejía y su esposa Tranquilina, quienes se habían opuesto al matrimonio de Luisa con Gabriel Eligio García, el padre del escritor.  Gabriel Eligio era un simple telegrafista, hijo de una mujer soltera, conservador o del partido opuesto del coronel y su esposa, y mujeriego así que los Márquez no lo podían considerar el hombre más adecuado para su hija.  Afortunadamente, el escritor fue conocido familiarmente y por sus amigos como Gabito (el nombre que los sirvientes guajiros  del coronel le habían dado), o por su apócope Gabo, desde que Eduardo Zalamea Borda, subdirector del diario El Espectador, donde el escritor trabajó, comenzara a llamarlo así.

El verdadero nombre de Juan Rulfo era Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno.  El apellido de su padre era Pérez y el de su madre Rulfo.  El escritor fue huérfano de padre a los siete años y su madre muere cuatro años más tarde, y él adopta el apellido de Rulfo a petición de su abuela María Rulfo, quien tuvo siete mujeres y un solo varón que murió soltero y sin descendencia. Para evitar que se perdiera el apellido la abuela Rulfo le pidió a sus nieto que lo adoptara. Me parece una buena razón y un buen agradecimiento a los abuelos de Juan Rulfo quienes cuidaron de él después de la muerte de sus padres.

La famosa poetisa Chilena Gabriela Mistral fue conocida como la maestra Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayag, hasta cuando presentó por primera vez sus versos a un concurso nacional.  Desde entonces utilizó el seudónimo literario Gabriela Mistral en casi todos sus escritos, en homenaje a dos de sus poetas favoritos, el italiano Gabriele D’Annunzio y el francés Frédéric Mistral.  Muy entendible el uso de ese seudónimo, pero el que es difícil de explicar el de Pablo Neruda, el otro poeta chileno famoso, quien fue bautizado Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto.  El mismo poeta tuvo dificultad en explicar como había adquirido el nombre de Pablo Neruda.  Para él la razón principal por la cual cuando joven empezó a usar  el seudónimo fue el de ocultar sus publicaciones de poemas que disgustaban a su padre, quien consideraba ser poeta de poco valor práctico y de futuro incierto.  Aun cuando el nombre Pablo Neruda suena más chileno, hay algunos que dicen que lo tomó del escritor checo Jan Neruda.  Al respecto en El origen del seudónimo de Pablo Neruda el autor dice:

Pablo Neruda nunca quiso aclarar aquello de su nueva identidad como Pablo Neruda, que adoptó siendo casi un niño, a manera de nombre poético. Muchas veces le preguntaban el origen de esa forma de “apellidarse”, y solía contestar con evasivas, dejando aún más enredado el caso. Existen varias historias -o mejor llamémoslas hipótesis- al respecto. Se ha dicho, no una vez, sino cientos, que él mismo tomó el nombre del escritor checo Jan Neruda, acuciado por la necesidad de enmascarar su propia identidad ante la fobia que su padre le tenía a poetas y escritores. Don José del Carmen Reyes Morales, campesino primero, trabajador ferroviario más tarde, hombre de pocas razones, no quería tener un “artista en la familia; eso jamás”. Sin embargo, lo concreto es que cuando el joven Eliecer Neftalí Reyes Basoalto comienza a autonombrarse Pablo Neruda, allá por finales de 1920, él ni siquiera conocía la existencia del escritor checo Jan Neruda, de quien se dice tomó su apellido. De aquí parten las dudas y nacen las especulaciones sobre tan orejudo tema.

 

Anuncios

Borges y el Big-Data

Posted on Actualizado enn

Al escritor Argentino Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899 – Ginebra, Suiza, 1986) siempre le gustaron los temas esotéricos. Fue jugador de ajedrez, le fascinaba el budismo, y siempre buscaba historias con un fondo futurista.

La revolución digital que estamos viviendo empezó en 1948 y fue en la década de 1980 que empezó lo que ahora reconocemos como la internet. Lworld wide web se introdujo diez años después.  Es así curioso que Borges en su historia “La biblioteca de Babel,” publicada en 1941, pinte algo que se parece en gran parte a la internet y al web. En el artículo “Jorge Luis Borges y el Big Data: el conocimiento desbordado” de octubre del 2016 en el El Comercio de Perú el autor Oscar Bermeo Ocaña describe la biblioteca de Babel así:

Una interminable biblioteca de galerías hexagonales enlazadas, un libro que no tiene principio ni fin, un laberinto cuyas bifurcaciones no dejan de multiplicarse. El lenguaje borgeano guarda una serie de metáforas que juegan con el conocimiento infinito, con la totalidad de saberes y la apremiante imposibilidad de acceder a todos ellos.

La Wikipedia, un engendro que la hizo posible la internet y el web exhibe con precision el sentimiento de Borges  de un “lugar que albergue el conocimiento universal” como enciclopedia virtual que contiene más de 40 millones de artículos en 292 idiomas. Su reciente director Patricio Lorente dice:

Contiene la mayor colección de información ordenada y sistematizada de la historia … El crecimiento de la información en Internet no tiene límites. Siempre habrá lagunas por completar. Se puede traer también la metáfora de ‘El libro de arena’, un cuerpo infinito donde entre dos páginas aparece siempre otra. Nunca es posible encontrar la página exacta.

Mis intereses técnicos en información y procesamiento de voz fueron recompensados con el siguiente párrafo:

Sin embargo, quien llevó la premonición borgeana a una forma obsesivamente exacta no tiene la prensa de Wikipedia. Jonathan Basile, un filósofo estadounidense de 30 años fanático del autor argentino, dedicó seis meses a diseñar un algoritmo que permite reproducir cualquier texto imaginable en la lengua occidental. Ante la dificultad de ser recreada físicamente, el monstruoso conocimiento anunciado por Borges cobró vida en la materialidad digital. Como en el relato “La biblioteca de Babel”, que describía un lugar donde estuviesen escritas todas las combinaciones del alfabeto, al ingresar al portal http://www.libraryofbabel.info podremos buscar palabras en un sinfín de páginas que tienen todas las mixturas posibles de 29 signos ortográficos (el abecedario, el punto, la coma y el espacio).

Yendo al portal indicado me encontré con un procedimiento que genera texto por medio de combinaciones aleatorias de los 29 signos ortográficos occidentales.  Entusiasmado por la inmensa cantidad de información, instalé en mi IPad la aplicación Natural Read capaz de leer el texto aleatorio creado por el algoritmo de Basile.  Poniendo atención solo a los sonidos generados sin asociarlo con ningún significado me dió la experiencia de lo que el principios de un lenguaje pudo haber sido.

Big Data consiste en la extracción y análisis de información que puede ser utilizada con fines comerciales, técnicos o de otro tipo. Es  así como Google, Facebook y Amazon.com recogen y analizan información en emails, mensajes en redes sociales y en el web con el deseo de utilizarla en sus negocios.   Es también como el concepto de la ‘internet de cosas’ se ha estado desarrollando.  Cisco, General Electric y otras compañías técnicas ven la utilización de la internet del futuro, donde todo tipo de aparato es conectado a la internet y controlado con mínima intervención humana.  Así es como la internet, el web, wikipedia comandados por inteligencia artificial y ayudados por robotes estarán determinando el futuro de nuestro planeta.  El cuento de Borges fue el presagio de Big Data; leerlo crea suficiente incertidumbre, pero pensar en el futuro que actualmente se está generando parece menos claro.

El Negro Raúl …

Posted on Actualizado enn

El título “El Negro Raúl: Lives and Afterlives of an Afro-Argentine Celebrity (1886-Present)” de un seminario presentado el 28 de Febrero por la historiadora Paulina Alberto, Profesora de la University of Michigan, picó mi interés por varias razones. Por un lado porque en mi primera visita a principios de la década del 90 a Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza no recordaba haber visto argentinos de descendencia africana. Igualmente pasó cuando regresé años más tarde a enseñar en la Universidad de Cuyo, en Mendoza, y en mi segunda visita a Buenos Aires. Lo que si bien recuerdo fue que los habitantes de tugurios al rededor de la universidad tenían rasgos indígenas, posiblemente eran Bolivianos. Otra razón, era el de haber visto en The World Factbook publicado por la CIA la estadística de que en Argentina el 97% de los habitantes son blancos y el resto está conformado por indígenas y otros grupos raciales. Finalmente, el otro hecho que tenia presente fue un artículo relacionado con la política migratoria del nuevo presidente de Argentina que provocó un conflicto con el gobierno boliviano por la apariencia de una ola xenofóbica.

Con esta información incompleta y con ansias de comprender mejor, escuché con gran atención la interesante presentación de la Profesora Alberto. Me enteré entonces de como a principios del siglo XX, Raúl había aparecido de pronto en el radar nacional, en Buenos Aires, sin saber de donde o cómo; de como los “niños de bien” de la aristocracia bonarense lo habían tomado como muñeco para sus crueles travesuras; de como Raúl se agraciaba con sus “benefactores”; de como Raul se había convertido en el personaje de una tira cómica dibujada por un artista reconocido en Argentina y publicada en una revista nacional; de como en la misma forma en que la fama de Raúl había subido vertiginosamente así mismo se había ido al suelo cuando los problemas financieros de los años 30 fueron más apremiantes que ́él; de como falsos obituarios aparecieron en periódicos antes de su muerte; y de como Raúl terminó en un hospital para enfermos mentales donde “definitivamente” murió. En la segunda parte del seminario la profesora explicó las dificultades en obtener fuentes de información que corroboren la historia del Negro Raúl.

Después del seminario, a mi me quedó el deseo de responder a mis propias inquietudes. No solo sobre el Negro Raúl, sino por la suerte de los esclavos africanos llevados a los puertos de Montevideo y Buenos Aires y esparcidos por el Cono Sur en la época colonial española. De cómo los descendientes de estos esclavos se habían vuelto invisibles en el panorama nacional; de qué  influencia habían tenido en el desarrollo del país, y finalmente en si el sentimiento del gobierno actual en Argentina responde a una verdadera situación socio-económica o es más bien una política nacionalista.

Sobre la historia del Negro Raúl pude extender la información dada en el seminario. En la página “Personajes de BAires” en el internet su autor menciona que el nombre de Raúl  era

Raúl Grigera…y que había nacido hacia 1886. Poco se sabe de su origen, aunque decía provenir de una familia de los barrios del Sur, único retoño de un organista de la iglesia Nuestra Señora de Monserrat.

Que Raúl nunca tuvo un trabajo fijo, que una “patota” de niños de bien, incorporaron a Raúl a su juerga de crueles trucos. Que lo vistieron como un “perfecto dandy” fumando enormes cigarros habanos y lo hicieron desfilar por una de las avenidas principales de Buenos Aires vestido con un frac gigantesco y un letrero que decía “se alquila.” Y que en otra ocasión

… lo encerraron en un ataúd y lo cargaron en un tren, remitiéndolo como regalo bajo el cartel de FRÁGIL a las tías de uno de los juerguistas, quienes vivían en el balneario. Grande fue el susto cuando, al abrir el cajón, vieron emerger la figura del moreno, medio asfixiado y vestido con su ropa de gala.

Finalmente, la patota se cansó de Raúl, y sin su apoyo financiero la fama del Negro Raúl se fue al suelo y terminó en un hospital para enfermos mentales donde muere en 1955.

El resto de mi busca por información sobre la suerte de los esclavos traídos al Cono Sur se convirtió en una lección de historia (un buen relato sobre los esclavos africanos traídos a Argentina se encuentra acá). Muchos de los esclavos que ingresaron por el puerto de Buenos Aires en el siglo XVIII procedían de regiones en el África occidental y fueron utilizados en la explotaciones mineras y la agricultura. Su número aumentó paulatinamente. Un censo en Buenos Aires en 1778 cuenta aproximadamente 16 mil españoles, 7 mil mulatos y negros, y un millar de mestizos e indios; en 1810, se contaron aproximadamente 23 mil blancos, 10 mil negros y mulatos, y 150 indígenas. En 1840, durante la administración de Juan Manuel de Rosas (1829-1852), se abolió el tráfico de esclavos y durante esta ́época la población negra de Buenos Aires llega al 30%. La esclavitud es oficialmente abolida en Argentina con la reforma constitucional de 1860.

… Después de abolirse la esclavitud los afro-argentinos vivieron en condiciones miserables y discriminados. De los catorce colegios existentes en Buenos Aires en 1857 solo dos admitían niños negros …

En 1887, la población negra era solo un 1.8% del total. Aun cuando la inmigración europea explica más de la mitad del crecimiento de la población argentina en 1960,

… algunos investigadores sostienen que antes que disminución lo que hubo fue un proceso de “invisibilización” de la población afro-argentina y sus raíces culturales. Para principios del siglo XX, el 30% de la población argentina era inmigrante, y de orígenes (entre otros) italianos, españoles, alemanes, o eslavos.

Esto explica en gran parte mis observaciones en mis dos visitas a Argentina.  Mis dos últimas inquietudes sobre la influencia de los Afro-argentinos en el desarrollo del país, y si el sentimiento del gobierno actual en Argentina responde a una verdadera situación socio-económica o nacionalismo me siguen inquietando.

Juan Rulfo y sus muertos …

Posted on

Este año se celebra el centenario del nacimiento de Juan Rulfo, lo cual me hizo acordar de unas nota que escribí hace un año y que la titulé “Juan Rulfo y sus muertos …” :

Como podría haber dicho Borges, el que escribió El Muerto, “Que un escritor Mexicano con solo dos publicaciones significativas haya recibido el elogio de escritores famosos es sorprendente. Si le interesa, le puedo contar la historia de Juan Rulfo. No estoy muy seguro de todos los hechos biográficos, pero cuando los sepa mejor corregiré este escrito, hasta entonces esto le puedo contar.” La biografía de Juan Rulfo en The Spanish–American Short Stories de Seymour Menton [1], cuando traducida al español, dice:

 (Juan Rulfo), uno de los más enigmáticos literatos, nació en Sayula, Jalisco, y pasó  su niñez en la hacienda de sus abuelos. En 1924, mataron a su padre; su tío y otros parientes fueron asesinados; a su abuelo lo colgaron de sus dedos durante la Rebelión de los Cristeros. Unos años más tarde su madre muere…

Este corto párrafo ilumina la esencia de Juan Rulfo como escritor de cuentos trágicos en la época de la revolución mexicana y la subsecuente rebelión de los Cristeros — él los sufrió en carne propia. Hay muchos muertos en sus cuentos. Su biografía continúa con:

Su reputación internacional resta solamente en dos cortos, pero altamente apreciados volúmenes: la colección de cuentos El Llano en Llamas (1953) y la novela Pedro Páramo (1955).

Gabriel García Márquez en Asombro por Juan Rulfo cuenta la historia de como él llegó a conocer del trabajo de Juan Rulfo. Gabo dice que cuando oyó por primera vez de Rulfo, él ya era autor de cinco libros, había tenido experiencias periodísticas en Colombia, Europa y Estados Unidos y venía a la ciudad de México a escribir guiones cinematográficos. Las pocas obras de Rulfo, según él, fueron las que le iluminaron el sendero a seguir en su propios escritos. Dice así:

El descubrimiento de Juan Rulfo — como el de Franz Kafka— será sin duda un capítulo esencial de mis memorias. […] Mi problema grande de novelista era que después de (mis) libros me sentía metido en un callejón sin salida y estaba buscando por todos lados una brecha para escapar. En ésas estaba, cuando (mi amigo) Alvaro Mutis subió a grandes zancadas los siete pisos de mi casa con un paquete de libros, separó del montón el más pequeño y corto, y me dijo muerto de risa: “Lea esa vaina, carajo, para que aprenda”; era Pedro Páramo. Aquella noche no pude dormir mientras no terminé la segunda lectura […] Al día siguiente leí El llano en llamas y el asombro permaneció intacto […] el resto de aquel año no pude leer a ningún otro autor, porque todos me parecían menores. La verdad iba más lejos, podía recitar el libro (Pedro Páramo) completo al derecho y al revés sin una falla apreciable, … y no había un solo rasgo del carácter de un personaje que no conociera a fondo […] Fue el escrutinio a fondo de la obra de Juan Rulfo que me dió por fin el camino que buscaba para continuar mis libros […]

Mario Benedetti, famoso escritor uruguayo, publicó una crítica de la obra de Rulfo en 1955. Cuando más tarde fue re-publicada [2] Benedetti escribió, excusándose, la siguiente nota a pie de página:

Hoy Juan Rulfo es un clásico de la narrativa hispanoamericana; sus libros han sido traducidos al inglés, francés, italiano, alemán, sueco, checo, holandés, danés, noruego, yugoeslavo y eslovaco; su obra ha sido objeto de numerosos y profundos estudios. Sin embargo, cuando el trabajo que aquí se incluye apareció, en 1955, en el semanario Marcha, Montevideo, acababa de publicarse Pedro Páramo y el nombre y la obra de Rulfo eran totalmente desconocidos en el Cono Sur. (Aún en 1958, no figura ningún cuento suyo en la buena Antología del cuento hispanoamericano, de Ricardo Latcham). No señalo esto, por cierto, para inventarle méritos a mi trabajo de hace doce años, sino más bien para pedir excusas al lector (y a Rulfo) por una interpretación que, debido a la razón apuntada, no tiene en cuenta toda esta vasta bibliografía posterior.

Pero es ahora donde esta historia se ahonda. ¿Qué fueron la revolución Mexicana y la rebelión de los Cristeros que diezmó la familia de Rulfo y que posiblemente le sirvió como material para sus cuentos? La revolución Mexicana empezó hacia 1908 como un levantamiento encabezado por Francisco Madero contra el presidente Porfirio Díaz, quien había gobernado por 35 años. Un posible motivo del levantamiento fue el que Díaz haya roto su promesa de no presentarse a re-elección, pero también que la economía mexicana estaba en mal estado y que había gran descontento de campesinos y de indígenas con los grandes hacendados. De acuerdo con el artículo La reforma agraria en la revolución mexicana de Carmen María Díaz García [3]

La Revolución … encontró un panorama social donde el 29% de la población era considerada indígena. La población “rural libre” constituía el 51% del total y el 46% vivía sujeta a ranchos y haciendas. Tenían tantos peones como campesinos independientes trabajando hombro a hombro y los jornales a estos eran bajos y a menudo en especie o en fichas para ser cambiadas en tiendas y hasta 1910 solo el 4% de agricultores eran propietarios de tierras.

Hay dos personajes muy folclóricos relacionados con las luchas políticas: Emiliano Zapata Salazar y Francisco “Pancho” Villa (su verdadero nombre era José Dorotéo Arango Arámbula). Zapata nació en Morelos, y participó en movimientos políticos contra Diaz y los latifundistas, y cuando la revolución empezó en 1910 él sirvió como líder del movimiento campesino en Morelos. Eduardo Barraza en “Emiliano Zapata y su reforma agraria, un ejemplo perdurable” dice de Zapata:

La lucha por la tierra y los derechos sociales se encontraban en el núcleo de la Revolución Mexicana […] Zapata quería romper el monopolio de los hacendados ó propietarios de las plantaciones […] En su proyecto de reforma exigió elecciones libres, el fin de la dominación de los hacendados y la transferencia de los derechos de propiedad a los pueblos y los ciudadanos.

Como consecuencia de sus acciones, Madero es encarcelado por sedición. Díaz es reelegido por sexta vez. Madero paga por su salida de la prisión, y se refugia en los Estados Unidos, de donde incita a una alza de armas contra el gobierno en 1910. Batallas en el norte de México se expanden a otros territorios y Díaz renuncia en 1911 y se exila en Francia. Hay nuevas elecciones, y Madero es elegido presidente. Sin embargo, Zapata denuncia al presidente Madero por su supuesta traición de los ideales revolucionarios y de su visión de la reforma agraria.

En 1913, el gobierno de Madero sufre un golpe de estado por un grupo encabezado por Victoriano Huertas. Madero es asesinado. Huertas asume la presidencia lo que genera discrepancias con Francisco “Pancho” Villa. Villa fue uno de los jefes de la revolución mexicana, cuya actuación militar fue decisiva en la derrota del régimen del presidente Huertas. Villa y sus seguidores se apoderaron de las tierras de los hacendados para distribuirlas a los campesinos y soldados. Huertas gobierna por aproximadamente un año. La situación política se hace más complicada. Un acuerdo político permite que Eulalio Gutiérrez sea designado presidente. Pero los conflictos vuelven a aparecer cuando algunos de los políticos envueltos en el acuerdo lo desconocen. Entonces, se empieza a redactar una nueva constitución y Venustiano Carranza es elegido presidente en el año 1917. Pero las discrepancias políticas no cesan y muchos jefes revolucionarios fueron asesinados en menos de una década: Zapata en 1919, Carranza en 1920, y Villa en 1923.

En cuanto al número de muertos que dejó la revolución mexicana, la mayoría de las fuentes afirman que murieron entre uno y dos millones de personas. La revolución mexicana fue realmente una genuina revolución nacional. Actualmente no existe un consenso sobre cuándo terminó. Algunas fuentes lo situan en el año de 1917, con la proclamación de la constitución mexicana, algunas otras en 1920 con la presidencia de Adolfo de la Huerta o 1924 con la de Plutarco Elías Calles. Incluso hay algunas que aseguran que el proceso revolucionario se extendió hasta la década del 40.

Aunque la reforma agraria fue promulgada en la década de 1920, las enormes desigualdades persistieron. Sin embargo, las ideas de Zapata dejaron un legado perdurable en México, e inspiraron los últimos movimientos campesinos indígenas zapatistas de Chiapas.

¿Que fue la rebelión de los Cristeros? Hay varias versiones, y cual es la cierta no está claro. Una [4] dice:

La rebelión cristera en México (1926– 1929) fue un intento de elementos feudales ultramontanos de la Iglesia católica mexicana controlada por los jesuitas, con ayuda de bancos y empresas petroleras extranjeras, para derrocar la Revolución Mexicana de 1910 y la Constitución Mexicana de 1917 […] incluyó artículos basados en el principio de la separación de la Iglesia y el Estado —en la tradición de Carlos III de España, así como también de la Constitución estadounidense—, la jerarquía de la Iglesia católica mexicana controlada por los jesuitas organizó un derrocamiento de la Revolución Mexicana en defensa de sus privilegios feudales, con la intención de re-establecer un Estado teocrático.

Otra [5], entra en más detalle:

Cristero es un nombre apelativo que los cristianos católicos que participaron en la contienda no se adjudicaron; por el contrario, el mote procedió de los combatientes del bando contrario… La mayoría de los sublevados eran campesinos católicos junto a sacerdotes y algunos obispos que apoyaron, así como también miembros de la clase media […] El origen de los conflictos estuvo en la constitución mexicana de 1917 que la Iglesia se negó a aceptar debido a la naturaleza secular y anticlerical de la misma … El Episcopado Mexicano suspendió los cultos en los templos del país (31 de julio de 1926), y la violencia empezó. En junio de 1929 el movimiento cristero había alcanzado un nivel sin precedentes: 25,000 combatientes armados, 2,000 autoridades civiles, escuelas dirigidas por ellos y miles de cristeros en todo el territorio nacional mexicano.

Así termina la historia de Juan Rulfo — quien dejó de escribir el día cuando se sintió curado de su pena de niño; todos sus muertos estaban enterrados en las paginas de sus cuentos.

Referencias

[1] Seymour Menton. The Spanish American Short Story — A critical anthology. University of California Press, Berkeley and Los An- geles, California, 1980.

[2]  http://www.literatura.us/rulfo/benedetti.html

[3]  http://www.revistacaliban.cu/articulo.phpletra ̄article id ̄129

[4]http://www.schillerinstitute.org/newspanish/InstitutoSchiller/Literatura/Sinarquismo/rebcristera mx.html

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra Cristera

MOLAS — Capas de sabiduría de la comunidad Guna

Posted on

Molas. Capas de sabiduría  es una exposición del Museo del Oro en Bogotá, Colombia, desde el 30 de septiembre de 2016 hasta el 17 de junio de 2017, que presenta la vida y pensamiento de la comunidad indígena Guna de Colombia y Panamá.

Las molas son tejidos usados para ornamentar vestimentas y calzados.  En este video una mujer guna demuestra como se hacen. Espiritualmente, las molas imitan la estructura del universo — un calabazo con capas interiores superpuestas.  En la capa superior viven los gunadules o los habitantes de la comunidad guna.  La variedad de molas es increíble, mire esta colección.

Para conocer mas sobre la comunidad Guna lea esta descripción en español.

Flores Negras de Julio Flórez

Posted on Actualizado enn

(Es también un pasillo ecuatoriano  ejecutado en guitarra y  otro cantado por Carlos Gardel)

Oye: bajo las ruinas de mis pasiones
y en el fondo de esta alma que ya no alegras,
entre polvos de ensueños y de ilusiones
yacen entumecidas mis flores negras. 

Ellas son el recuerdo de aquellas horas
en que presa en mis brazos te adormecías,
mientras yo suspiraba por las auroras
de tus ojos, auroras que no eran mías.

Ellas son mis dolores, capullos hechos;
los intensos dolores que en mis entrañas
sepultan sus raíces, cual los helechos
en las húmedas grietas de las montañas.

Ellas son tus desdenes y tus reproches
ocultos en esta alma que ya no alegras;
son, por eso, tan negras como las noches
de los gélidos polos, mis flores negras.

Guarda, pues, este triste, débil manojo,
que te ofrezco de aquellas flores sombrías;
guárdalo, nada temas, es un despojo
del jardín de mis hondas melancolías. 

Boda Negra de Julio Flórez

Posted on Actualizado enn

(Es también una canción interpretada por Gilberto Urquiza

Oye la historia que contome un día
el viejo enterrador de la comarca:
era un amante a quien por suerte impía
su dulce bien le arrebató la parca.  

Todas las noches iba al cementerio
a visitar la tumba de la hermosa;
la gente murmuraba con misterio:
es un muerto escapado de la fosa.

En una horrenda noche hizo pedazos
el mármol de la tumba abandonada,
cavó la tierra… y se llevó en los brazos
el rígido esqueleto de la amada.

Y allá en la oscura habitación sombría,
de un cirio fúnebre a la llama incierta,
dejó a su lado la osamenta fría
y celebró sus bodas con la muerta.

Ató con cintas los desnudos huesos,
el yerto cráneo coronó de flores,
la horrible boca le cubrió de besos
y le contó sonriendo sus amores.

Llevó a la novia al tálamo mullido,
se acostó junto a ella enamorado,
y para siempre se quedó dormido
al esqueleto rígido abrazado.